Vamos a intentar arrojar un poco de luz sobre el eterno dilema a la hora de comprar un coche. Todos lo que hemos estado en la tesitura de adquirir un vehículo, nos hemos hecho la pregunta: «¿Qué me conviene más, diésel o gasolina? Después de indagar bastante entre las webs especializadas en el mundo del motor, he encontrado, la que bajo mi punto de vista, es la respuesta más completa a esa pregunta.

Para empezar, a igualdad de modelo, potencia, equipamiento… el precio de compra del coche diésel, es más caro, la diferencia media ronda los 2.000€. El mantenimiento de estos vehículos, es también,  más elevado, debido a la complejidad de estos motores, esto, hablando de dinero, supondrá de media, unos 350€ más que si hubiéramos elegido el motor de gasolina. Para terminar con las desventajas, cabe señalar que, el precio del seguro es alrededor de un 14% más caro.

Por otra parte, no todo son desventajas… El consumo de combustible, es sin duda la gran baza de los motores diésel, situándose este y siempre hablando de valores medios, en 1´8 l/100km menos en entorno urbano y aproximadamente en 1 l/100km en trayectos interurbanos. Esto unido a que el precio del gasóleo, a día de hoy, es un 5% mas barato que la gasolina, hace que estos motores sigan teniendo mucho adeptos, sobre todo, entre las personas que hacen muchos km al año. Otro punto fuerte, es el valor residual de estos vehículos, pero hay que tener en cuenta que este precio, viene directamente fijado por la demanda (cada vez menor) de estos coches, en el mercado de segunda mano.

Después de analizar pros y contras la conclusión, para mi, está clara. Si vas a realizar muchos km, más de 200.000 en la vida del coche, contando esta como unos 10 años, lo tuyo es el diésel, en cambio si eres de los que hace al año 10 o 12 mil km/ año, deberías comprar un gasolina.